domingo, 9 de agosto de 2015

Ahora toca descansar. Pero ¿sabemos descansar?

Hace unos días comenzó el mes de agosto: un mes para salir un poco de la rutina diaria y descansar un poco. Pero, ¿qué es descansar? Descansar no quiere decir tumbarse a la bartola, ver pasar los días sin hacer nada. Ese es el camino más fácil para llegar al aburrimiento. Descansar es hacer algo diferente y atractivo, a la vez que se reponen las fuerzas.

Yo procuro hacer como mis mejores alumnos. Ellos hacen prácticas –trabajan en periódicos o emisoras de radio, en agencias de publicidad o productoras audiovisuales- para completar lo que han visto durante el curso: para poner en práctica lo que, de modo teórico, han aprendido en todo el año. Es una idea estupenda. Yo voy a aprovechar las vacaciones para seguir un curso intensivo durante tres semanas: para ponerme al día en los temas profesionales y en otros que me interesan.  Os deseo lo mismo: un verano enriquecedor, relajante y fructífero.

El blog seguirá abierto, pero no habrá nuevas entradas hasta el 1 de septiembre. En este tiempo podéis hacer búsquedas, a través de las etiquetas laterales o del buscador de arriba, para releer algunas de las entradas más interesantes. También os dejo un librito que escribí hace tes años sobre la temática de la que hablo en este blog: Los valores en la publicidad, escrito en un lenguaje claro y accesible. He procurado que sea didáctico e ilustrativo, y ¡es gratuito!: está disponible en Internet (Ver imagen arriba). Podéis leerlo y descargarlo en este enlace.

¡Nos vemos en septiembre!

domingo, 2 de agosto de 2015

Una vida en un trayecto de ascensor

Como parte de la campaña “It's never just business” (“Nunca es solo negocio”), la agencia de publicidad Grey ha lanzado un nuevo spot para uno de los grandes bancos ingleses. HSBC. La idea de fondo es que una empresa no es nunca un simple negocio: implica personas, relaciones, proyectos.

Para eso, muestra el desarrollo de la vida de un empresario, desde que lanza su compañía en 1974 hasta la actualidad. En el camino, podemos ver cómo va creciendo su espíritu emprendedor y su liderazgo hasta convertir su empresa en una compañía multinacional. Pero hay un elemento muy original: todo transcurre en el trayecto de subida de un ascensor.

El spot es una metáfora sobre los negocios y las personas que los dirigen. Nos lleva a través del tiempo, y nos hace ver y sentir todos los acontecimientos que suceden durante un ciclo comercial. Sí, se trata de un viaje de ascensor, pero es el viaje en ascensor más extraordinario del mundo”, describió Nick Rowland, Director Creativo de Grey London.

Mientras el ascensor -y el negocio- empieza a subir, una multitud de historias entra en escena en el espacio de dos metros cuadrados: contrata a los primeros empleados, da la mano en el primer acuerdo, hace crecer el negocio... Y, mientras, un empleado va a ser padre, y otro celebra su aniversario. Y él tiene sus primeros hijos... Luego vienen las discusiónes, y también la época de recesión. Pero el negocio sigue adelante, y viene la fase de expansión, y los acuerdos con inversores extranjeros...

Dadas las dimensiones del ascensor, el rodaje estuvo muy concentrado en los detalles, desde el vestuario y el maquillaje hasta los peinados y accesorios. No sólo el actor tuvo que parecer 40 años más viejo hacia el final del anuncio, sino que todo en el ascensor tenía que representar el estilo de época en el que se encuadraba. El resultado: una obra maestra, que nos hace emocionar y nos hace sonreír. Un maravilloso ejemplo de storytelling, que nos dice muchas cosas del banco, sin mostrarlo siquiera.

Un sobresaliente para este spot. A la creatividad, a la historia y a la emoción que transmite.

lunes, 27 de julio de 2015

Carta-spot de una madre a su hijo: "Quiero estar siempre a tu lado"

Este spot, lanzado por Central Lechera Asturiana, es un canto a la vida. Y es, al mismo tiempo, un canto a las madres que han escogido serlo y han sabido darse a sus hijos. Un doble canto que hoy se escucha pocas veces, pocos lo cantan. Y todos deberíamos entonarlo: porque estamos olvidando las cosas más valiosas de nuestra vida.

El anuncio empieza con una carta que una madre escribe a su hijo recién nacido. Según escribe, el tiempo pasa deprisa, deprisa. “Hola, pequeño. Ahora que tienes toda la vida por delante, me gustaría que hiciéramos un trato”. En tono íntimo y afectuoso, la madre exclama su mayor deseo: “Quiero estar a tu lado siempre. Quiero estar muy cerca de ti cada vez que el príncipe rescate a la princesa (el bebé se ha convertido en niño) o cuando vuelvas a tirar porque te toca (ahora vemos a una niña que juega al parchís). Prometo no molestar (la niña ha crecido). Quiero acompañarte si te roban el corazón (es ya una adolescente) o si te lo dejan hecho trizas (la chica, ya joven, parece haber roto su primera relación)”.

Sí, toda madre quiere estar cerca de sus hijos. En la niñez y en la adolescencia, en la etapa de las rebeldías y en el estallido del primer amor. Y en la juventud, y en la madurez. Siempre. Alguien dijo una vez que la profesión de madre es la única que no conoce la jubilación. Yo añadiría que es la única que no sabe de fines de semana ni de vacaciones. A veces, ni de las noches para poder dormir.

El mensaje de este anuncio tiene hoy especial relevancia. Por eso he querido seleccionarlo para este blog. Uno y otro decimos muy a a las claras cuáles son nuestros valores, y batallamos por una publicidad que refleje lo mejor de la vida. Ya hay bastantes amarguras en el entorno.

La buena publicidad nos enriquece. Este spot es un ejemplo paradigmático. A mí me ha inspirado y me ha ayudado a ser más agradecido hacia mi madre. Espero que a vosotros os suceda lo mismo.

domingo, 19 de julio de 2015

Un anuncio que inspira y emociona: "Dar es la mejor comunicación"

En tan solo diez días este spot de la compañía de telecomunicaciones True Move consiguió más de 10 millones de visitas en su página web, y obtuvo reproducciones en decenas de blogs y páginas web, con traducciones a varios idiomas.

A mí me llegó por varios sitios, y todos me lo enviaron para que lo comentara. No podía negarme. Porque debemos difundir las historias que nos enriquecen. Ahora que tantos spots buscan el recurso al humor zafio, a la sensualidad o al materialismo, reconforta descubrir un anuncio sencillo –pero sublime– como éste: un “spot con valores” que está haciendo llorar y pensar a medio mundo, y cuyo mensaje refuerza la línea de comunicación de la empresa: “Dar es la mejor comunicación”.

El vídeo comienza de modo visualmente fuerte: la cámara en movimiento y el montaje dinámico transmiten desasosiego e inquietud. Un niño ha sido pillado in fraganti cuando robaba en un comercio. La dueña le arrincona y le grita, incluso le abofetea. Cuando el niño abre su mano, vemos lo que ha cogido: medicamentos. La dueña pregunta: “¿Y qué pensabas hacer con esto?”. Aún con la cabeza baja, el chico responde: Dárselos a mi madre.

Es ahí cuando aparece el protagonista de la historia. El dueño de un bar cercano ha visto y escuchado todo, y decide intervenir. Pide calma a la señora y pregunta al niño: “¿Tu madre está enferma?”. El niño asiente, compungido. Y el hombre muestra un gesto de inmensa magnanimidad: paga las medicinas a la dependienta y se las entrega al niño junto a una sopa vegetariana para su madre…

Este arranque presagia un relato lleno de emociones. Porque pasan los años, y esa referencia a las medicinas –sembrada con acierto en el guión– se convierte en un leit motiv narrativo y temático muy hondo, algo que provoca un giro sorprendente y conmovedor. No voy a contar la historia. Quiero que tú la veas y la sientas personalmente, que saborees su delicadeza y su ternura. Hasta llegar al final.

Ciertamente, hacen falta anuncios con valores. Anuncios que aporten optimismo y esperanza, que nos iluminen y enriquezcan. Porque el ser humano necesita de vez en cuando chispazos de luz interior; necesita sentir que en la vida hay algo más que triunfar o poseer. Quizás por eso hoy se habla tanto de Publicidad emocional: porque los anuncios sólo conectan con nosotros si hablan de nuestros deseos y nuestras emociones. En los anuncios –hoy como siempre– debemos descubrir quiénes somos, y en historias como ésta descubrimos nuestra mejor y más profunda identidad.

Un diez a esta emotiva campaña.


lunes, 13 de julio de 2015

La inefable conexión entre madre e hijo

Las madres lo saben, aunque no sean psicólogas ni expertas en educación. Entre ella y su hijo existe una conexión absolutamente única: vital y emocional, misteriosa y sublime, que implica al corazón y a la persona entera. Sí, incluso todos lo sabemos: entre madre e hijo existe un lazo real, poderoso e inefable, que resulta difícil expresar con palabras.

Éste es el planteamiento de fondo que subyace en el spot que la casa de joyas Pandora ha lanzado en Internet y en las redes sociales. Se titula “The Unique Connection”, y actualmente cuenta ya con más de 20 millones de visitas. Es un experimento que ha dado la vuelta al mundo.

En el anuncio vemos a seis madres que esperan en línea la llegada de sus hijos. Uno a uno, y con los ojos vendados, los niños se acercan a esa fila de mujeres para tratar de identificar a su madre utilizando únicamente el sentido del tacto: tan solo su manecita, deslizada suavemente sobre la mejilla o la boca de esas mujeres, sobre sus cabellos o sus brazos, le sirven para reconocer de modo certero cuál de ellas es su propia madre. En el fondo, es su propio corazón el que les guía, mucho más que la tersura de la piel o el perfil de su rostro.

La búsqueda entrecortada que cada pequeño hace entre las seis candidatas  es increíblemente tierna y emotiva. Todo un canto al amor de las madres y al vínculo existencial que desarrollan con cada uno de sus hijos.

El mensaje final del anuncio es precioso: “Todas las mujeres son únicas. Descubre y celebra aquella que llevas en el corazón”. Sin duda, supondrá un auténtico “subidón” de autoestima para aquellas madres que alguna vez han pensado que no eran lo suficientemente buenas con sus hijos. Todas lo son.

lunes, 22 de junio de 2015

Homenaje publicitario a los que saben dar

Don Vittorio, megamarca de Alicorp, ha lanzado una campaña publicitaria que busca incentivar a las personas para que den lo mejor de sí mismos.

Alineados con la identidad de la marca (que propone compromiso, dedicación y la búsqueda de la perfección en cada detalle), queremos llevar la publicidad de Don Vittorio hacia un objetivo más alto, que trascienda el disfrute de una comida y el simple compartir una mesa. Hoy Don Vittorio quiere promover y demostrar en nuestra sociedad que dar nos hace mejores”, comentó Patricio Jaramillo, vicepresidente de Alicorp.

El texto que escuchamos es una auténtica celebración, un precioso homenaje a todas las personas que “dan lo mejor” en cada momento de sus vidas. Sin duda se trata de un gran concepto, que transmite valores y suscita emociones; porque a todos nos conmueve la generosidad y nos enriquece ver enaltecido el “dar” como un gran ideal de vida. De ahí la conclusión del spot: “En un mundo donde todo se pide, dar nos hace mejores”.

domingo, 31 de mayo de 2015

Spot grandioso: Una historia de amor y compasión

En un mundo en el que las catástrofes, las maldades y lo negativo ocupa buena parte de los informativos y los telediarios, se agradece de vez en cuando una bocanada de esperanza y de visión positiva. No es poca cosa: porque un pequeño acto de bondad, un simple gesto de atención al que está solo, o de compasión con el que sufre, puede cambiar toda una vida.

Con esta idea han trabajado los publicistas encargados de elaborar la nueva campaña de True Move H, una compañía de comunicación tailandesa líder en el sector que continúa así una línea de publicidad que apuesta por los valores. Hace año y medio comentamos aquí otra campaña de esta empresa, “Dar es la mejor comunicación”, que tuvo una extraordinaria aceptación popular: diez millones de visitas en dos semanas. Ahora repiten con otro emotivo vídeo que no deja indiferente a nadie.

Como en esa otra ocasión, la empresa ha decidido no publicitar ningún producto. Le basta con contar una historia (el “story telling” del que tanto se habla) que condense los valores de la marca. Su mensaje continúa el de la campaña anterior, y ellos lo resumen así: “Compassion is true communication”.

Por lo general, cuando una persona vive una situación límite, es capaz de sacar lo mejor y lo peor de sí mismo. Cuando la vida nos maltrata, cuando tenemos un golpe duro e inesperado, o cuando nos sentimos traicionados por quienes nos rodean, nos resulta difícil volver a confiar en los demás: no sabemos ya perdonar, y nos cuesta dar o sonreír.

Sin embargo, esta campaña nos muestra todo lo contrario. Nos dice que es posible cambiar: es posible dar sin esperar nada a cambio. Y nos lo dice sin necesidad de palabras, independientemente de las posibles diferencias de raza, lengua, cultura o clase social. Tal y como cuenta la hermosa historia que veréis a continuación, existe un lenguaje universal que trasciende todos los demás: el lenguaje de los gestos. Y un pequeño gesto de amor, de compasión, puede llegar a cambiar nuestra vida. Os animo a que lo veáis y lo compartáis.

domingo, 24 de mayo de 2015

Historia de un negocio familiar

Vistaprint, la franquicia internacional de impresión gráfica digital, ha lanzado un brillante spot que marca una nueva dirección en su estrategia de marketing.

A diferencia de anteriores campañas, que buscaban siempre la respuesta directa, este anuncio es el primero que, dejando a un lado la venta inmediata, trata de construir la marca con una historia emocional, en el más puro storytelling: esa tendencia tan de moda en nuestros días.

Dirigido por Greg Gray, el spot, titulado "La tarjeta postal", cuenta la historia -dramática y conmovedora a un tiempo- de una pastelería familiar que, a través de los años, es el sueño compartido de un padre y su hijo pequeño… Hasta que un día el hijo quiere convertirse en "yuppie" y abandona el negocio paterno. Entonce surge la crisis... Diversos productos de Vistaprint se visualizan en toda la trama, como un recurso narrativo para conducir la historia y para mostrar cómo evoluciona el negocio de una familia.

Como señala el Director de Marketing de la empresa: "Los propietarios de negocios ‘micro’, como el que se ve en el spot, están en el corazón de Vistaprint, que se creó hace 20 años específicamente para adaptarse a sus necesidades. Cada uno de nuestros clientes es muy individual; pero, a la vez, muy personal y familiar. Cuando decidimos hacer esta campaña, sabíamos que teníamos que capturar la esencia de la pequeña empresa familiar, y que eso significaba contar una historia que era, a la vez completamente negocio y a la vez completamente personal, emotiva, familiar. Y así nació 'La tarjeta postal'".

Para crear ese ambiente de nostalgia y superación, Veritè Music compuso una preciosa canción titulada "Hold on Tight”. El lema final edl spot, “Everything you create matters” ("Todo lo que tú creas, importa"), alude a uno de los principios de Vistaprint: prestar atención a las necesidades de las pequeñas empresas. Y es que… en la historia de esta pastelería, no obstante las dificultades, rezuma el sabor y el encanto de esos pequeños negocios familiares que han levantado este país durante décadas. Como decía el Director de Marketing: “Es un homenaje a los propietarios de pequeñas empresas que nos inspiran todos los días”. A ellos, de corazón, va dedicado este spot.

domingo, 17 de mayo de 2015

Un bello y emotivo spot para el día de la madre

Repasando los mejores spots para el día de la madre de 2015, me encuentro con éste de la agencia McCann Lima para Entel Perú, titulado “Las mejores mamás”. Cuenta la historia -conmovedoramente real- de la peruana Margarita Cuasihuamán, madre de 26 hijos adoptivos y abuela de 11 nietos. Desde hace 27 años trabaja en SOS Aldeas Infantiles, y en todo este tiempo ha ido acogiendo e integrando en su familia a niños huérfanos, que han encontrado junto a ella la familia que nunca tuvieron: hogar, cariño, hermanos… y un proyecto de vida.

En la versión original, el spot comenzaba con esta frase: “En un mundo en el que cada vez más gente decide no tener hijos, esta mujer ha decidido ser madre de 26”. Y es que ella ha cuidado con verdadero amor maternal a cada uno de los hijos adoptados, haciendo que todos pudieran encontrar su camino en la vida. “Todos son profesionales -dice ella entusiasmada-. Hay policías, profesoras, contadores... ¡Todos tienen una carrera!”. Su último sueño se ha hecho realidad recientemente, cuando los gemelos Jorge y José, que viven con ella, han podido acceder a la universidad.

Ya en 2009, Margarita Cusihuamán fue reconocida por la Municipalidad de Arequipa como “Madre del Año”. Ahora, en 2015, la propia ONG Aldeas Infantiles le ha concedido, entre 300 candidatos de todo el mundo, el Premio Helmut Kutin al compromiso en favor de la niñez en situación de abandono.

La historia que aquí se cuenta, en el 50 cumpleaños de la protagonista, es verdaderamente emotiva. Merece la pena disfrutarla y compartirla.

jueves, 30 de abril de 2015

Día de la madre: Cómo se ven ellas y cómo les ven sus hijos

Con frecuencia, las madres piensan que no son todo lo buenas que deberían. Al menos, no todo lo buenas que desearían ser: no se ven pacientes, ni amables; ni se ven lo suficientemente capaces de escuchar a sus hijos...

Sin embargo, la realidad es, con frecuencia, muy distinta. Ahora que se acerca el Día de la Madre, a más de una le agradará ver este vídeo, que es todo un homenaje a su entrega y cariño... aunque tenga defectos.

Quizás no son el modelo de madre que se han forjado en su imaginación, pero desde luego son increíbles, y maravillosas, y dignas del mayor afecto y agradecimiento. Porque siempre han sabido amar.

Y si no, que se lo pregunten a sus hijos. Esto es lo que se ve en este fantástico vídeo...

domingo, 26 de abril de 2015

El encuentro con el ídolo de la infancia

Rory McIlroy es un golfista norirlandés de 26 años que ha sido nº 1 del ránking mundial durante 40 semanas. Entre otros triunfos, ganó el Abierto de Estados Unidos en 2011, el Campeonato de la PGA en 2012 y 2014, y el Abierto del Reino Unido también en 2014. Este año 2015 ha ganado el Omega Dubai Desert Classic.

Con todo, McIlroy sería apenas conocido al margen del golf si no fuera por el reciente anuncio de Nike, que en apenas 3 semanas ha superado los 5 millones de visitas en Internet. El spot, de la agencia Wieden + Kennedy Portland y producido por Biscuit Filmworks, tiene como centro el sueño de McIlroy de llegar a ser golfista profesional. Empieza contando su infancia, en el humilde Condado de Down (Irlanda del Norte), cuando con 4 años jugaba en el salón de su casa, con bolas y palos de juguete. A la vez que practica, desarrolla una profunda admiración hacia su ídolo: Tiger Woods, y permanece pegado a la televisión cuando retransmiten sus partidos.

El tiempo pasa. Le vemos practicar a todas horas: en el jardín o en el campo, haga sol o diluvie, esté solo o acompañado. Su fuerza interior le guía. Finalmente tiene la oportunidad de jugar con el gran Tiger. ¡El sueño de toda su vida! Y en un magnífico plano, le vemos dar un golpe maestro, que es alabado por su ídolo

Esa escena podría haber sido épica. Después de que Rory haga su fantástico swing y Tiger exclame ¡buen golpe!, Rory podría haber respondido con una mirada de complicidad, como diciendo ¡No puedo creer que Tiger haya dicho eso!”. Podría haberlo sugerido con los ojos, no hacía falta ni siquiera un giro de su cabeza… Pero termina de otra forma, quizás con un plano mejor: el recuerdo de cómo empezó, luchando contra su torpeza en el salón de su casa.

El anuncio es importante, porque muestra cómo, gradualmente, Nike está dejando a Tiger Woods de lado para convertir a McIlroy en su imagen principal. Formalmente, uno de los puntos fuertes es la música: “Nuvole Bianche”, de Ludovico Einaudi, nos hace sentir ese crecimiento del chico. Pero lo mejor de todo es la historia: está muy bien contada. Por eso llega a ser un anuncio conmovedor, muy en la línea de lo que Nike nos dice en sus últimas campañas: con esfuerzo y superación puedes llegar a todas partes… hasta competir con tus ídolos.

domingo, 19 de abril de 2015

Un embarazo contado por el propio bebé

La marca de productos lácteos Anmum, dirigida sobre todo a la mujer embarazada, ha creado una serie de tres anuncios para mostrar a las madres la evolución de su bebé en los tres trimestres de su embarazo: desde la fecundación hasta el nacimiento.

Lo primero que destaca es que el niño empieza a comunicarse con su madre el mismo día de la concepción, antes de que la mujer sepa que está embarazada. “Hola, mamá. Este es nuestro primer día juntos. Tú aún no lo sabes, pero yo ya estoy ahí”. Poco después, la madre se hace la prueba del embarazo y comprueba que ha dado positivo. “¡¡¡Sorpresa!!!”, grita con entusiasmo el bebé.

A partir de ese momento se establece una comunicación preciosa, contada desde el punto de vista infantil: “Yo era tan pequeño... Pero tu grandísimo corazón me hizo crecer, y crecer, y crecer”. Poco después vemos a la madre que se marea y se inclina sobre el lavabo: “¡Ufff! Nauseas matutinas”, dice el niño. Y su voz se vuelve tierna cuando añade: “Perdóname, mamá... Espero que te sientas mejor… Para mí, sigues siendo la más guapa”.

De nuevo, la alegría desborda en las palabras del bebé: “¡Oh, mami, mírame crecer! ¡Mira esto! (El bebé se mira sus manecitas). Cerradas, abiertas... ¡Qué guay! Crecer contigo es maravilloso, mamá”.

La serie completa (ofrezco los 3 anuncios, pero recomiendo especialmente el primero) es un maravilloso canto a la vida. Historias como ésta hacen falta en nuestra publicidad y en nuestra sociedad. Porque estamos olvidando el valor de las cosas más importantes; y entre ellas, el amor y el respeto a la vida del no nacido ocupa un lugar destacado. Las madres lo saben muy bien, como saben también de ese diálogo amoroso con su bebé durante los 9 meses de la gestación.

Ojalá que, entre todos, recuperemos esa  memoria de las cosas valiosas. Nos vendría bien recuperar la ternura y la inocencia de los niños. Ellos aman la vida como nadie en este mundo.

domingo, 12 de abril de 2015

Un pimentero que apaga todos los dispositivos para recuperar la comunicación familiar

En este blog hemos comentado varios spots que muestran la conveniencia de moderar el uso de las nuevas tecnologías. La campaña "Desconectar para conectar" mostraba un mundo lleno de aparatos tecnológicos, una vida llena de intercpmunicaciones... y de seres humanos incomunicados. Y "Look up", el vídeo de un profesor de antropología, animaba a levantar la vista (del teléfono móvil) para ser capaces de mirar el mundo que nos rodea: las personas, la familia, los verdaderos amigos.

El problema, como sabemos, se agudiza en el contexto de la comunicación familiar. Muchos padres y madres han experimentado en sus carnes lo difícil que es reunir a los hijos para la cena cuando están concentrados en sus smartphones, en sus tablets, o viendo una serie en el televisor.

Dolmio, una empresa australiana de salsas para pasta, ha decidido poner remedio a esta situación. Para ello han creado un curioso pimentero que, con un simple giro, apaga todos los dispositivos electrónicos en varios metros a la redonda. Convencidos del éxito que tendría, lo regalaron a varias madres australianas y grabaron las reacciones con cámara oculta. El resultado fue mucho más eficaz y sorprendente que el que habían esperado. Las reacciones iniciales fueron explosivas, sobre todo en los adolescentes ("¡¡¡Se ha desconfigurado mi smartphone!!! ¡Estoy perdida...!"). Pero, casi inmediatamente, las comidas empezaron a ser gratas y enriquecedoras reuniones familiares donde todos tenían algo que contar, y todos aprendían también a escuchar a los demás.

Esta campaña ha requerido el trabajo conjunto de varias agencias: Clemenger BBDO Sydney, Pollen, Starcom y Ogilvy PR. El resultado es este divertido vídeo, que retrata la situación de muchas familias -no sólo las australianas- y que deja patente el problema de comunicación que existe en muchas casas. ¡Cuántas madres quisieran hacerse con un pimentero así...!

domingo, 5 de abril de 2015

Atrévete a empezar...

Hay una palabra que se ha puesto de moda en los últimos meses. Es “procrastinación”, que podría definirse como el hábito de retrasar las actividades importantes y costosas, sustituyéndolas por otras más ligeras o agradables. Es el “síndrome del estudiante” (que pospone la entrega de sus trabajos hasta la fecha límite, o el estudio de su asignatura hasta la víspera del examen), pero es también una tentación que acecha a ejecutivos, profesores, creativos publicitarios, madres de familia… Quien pospone (o procrastina) una decisión, suele aducir que no se siente preparado -esperando que todo se resuelva por sí solo-, que lo hará después “en cuanto tenga tiempo”. Pero, en el fondo, sabe bien que sólo es una conducta evasiva.

La nueva campaña de Decathlon tiene como centro historias de personas que rompen con esa inercia negativa. No en vano se titula: Historias de empezar. Ha sido creada por la agencia & Rosàs, y consta de tres spots que narran casos reales sobre la experiencia de quienes, superando su resistencia interior, han comenzado a realizar deporte. El lema sobre el que gira esta campaña es una idea muy antigua: “Todos los viajes comienzan con un primer paso”.

En este primer spot, su protagonista hace diez años que no practica deporte, y para ello ha puesto todo tipo de excusas: “Al principio era que estaba demasiado liado con la Universidad, después con el Master… Y cuando ya no había Master, con el trabajo, con las clases de teatro… En verano, la excusa perfecta era que hacía mucho calor; y en invierno, que hacía demasiado frío…”. Así un día y otro, engañándose, retrasando ese compromiso con su salud y ahogando la voz interior que le exigía cuidar su cuerpo. Finalmente, se da cuenta de que buscar excusas es más cansado que salir a hacer deporte, y se decide al fin a empezar a correr.

Una inteligente parábola que quizás anime a algunos a comprar las zapatillas Ekkiden 50 (que apenas vemos en los últimos segundos); pero que sin duda ayudará a muchos más a iniciar el deporte de forma regular, y quizás a otros a enfrentarse con las tareas que llevan retrasando desde hace tiempo. En definitiva: “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy…”.

domingo, 29 de marzo de 2015

Aprenden la lengua de los signos para sorprender a su vecino sordo

Muharrem es un hombre sordo que vive en Estambul. Una mañana sale a dar un paseo con su hermana Özlum y, de repente, es sorprendido por alguien que le saluda en la lengua de los signos. El hombre da un respingo, pero no da mayor importancia al asunto.

A continuación, entra en una tienda y, de nuevo, el dependiente también se comunica con él en el lenguaje de los sordos. Continúa su recorrido, de sorpresa en sorpresa, hasta que llega a una plaza donde ve un anuncio en una marquesina. Ahí se descubre el pastel…

Todo se había fraguado tiempo atrás. Un equipo de Samsung y de la agencia publicitaria Leo Burnett habían estado trabajando un mes entero: habían enseñado el lenguaje de los signos a la gente del vecindario y colocado cámaras ocultas en lugares estratégicos del recorrido habitual del joven para darle la mayor de las alegrías. También habían contactado con su hermana, que actuaba de enlace. En el día señalado, Özlem sale a pasear con su hermano y se produce este pequeño milagro. A lo largo de varios minutos, una festiva y bien orquestada interpretación de todos sus vecinos conmueve profundamente al interesado. Al final del anuncio se puede ver como el chico se emociona cuando todos abandonan sus escondrijos y se acercan a él aplaudiendo en señas.

El anuncio fue diseñado por “Samsung Turquía” para promocionar su sistema de vídeollamadas para personas con problemas auditivos. El vídeo ha tenido una fenomenal respuesta en YouTube: en sólo 3 semanas acumula 9’5 millones de visitas, y ha sido alabado y compartido por miles y miles de internautas.

Desde luego, es agradable ver una publicidad con valores, capaz de conmover y de suscitar la solidaridad, que contribuye a hacer de nuestro mundo un lugar más habitable. ¿No os parece?

lunes, 23 de marzo de 2015

Hijo, puedes contar conmigo...

Puedes contar conmigo” es un emotivo spot que McDonald’s realizó para el día del padre, un anuncio que nos lleva de la mano por un recorrido agridulce que conocemos bien: las idas y venidas de los hijos en relación a sus padres: hay momentos de ternura y acercamiento, pero llegan también los estallidos de crispación, de rebeldía, de desencuentro.

La historia empieza con un hombre que sueña con ser padre, y que casi muere de infarto el día en que nace su criatura. Al principio todos son alegrías: sus primeros pasos en la playa, sus primeras lecciones sobre la vida, sus primeras risas compartidas… Después sobreviene un progresivo distanciamiento: los enfados, las ausencias en casa, los conflictos por las notas… De repente, los padres asisten a su primer enamoramiento. Y, desde la distancia –solo aparente–, le ven tambalearse y le apoyan moralmente cuando “ella” se va.

Las tornas cambian de nuevo. El chico comprende que ellos han estado siempre a su lado, y que siempre estarán allí. Lo descubre, sobre todo, cuando llega el momento de abandonar el nido y formar un nuevo hogar. Y, más aún, cuando él esté en el mismo lugar que ocupó su padre y empiece a temblar en el hospital porque… va a convertirse en padre.

Entonces caemos en la cuenta de que el lema de la campaña sólo se comprende cuando se enuncia por completo: “Puedes contar conmigo, como yo contigo”. Y que la letra de esa preciosa balada de Bruno Mars, “Count on Me”, esconde en verdad una significación mucho más profunda: “Si alguna vez te encuentras perdido en el mar, navegaré por el mundo para encontrarte

Es más que un spot. Es un homenaje a la figura del padre –tan olvidado– y, sobre todo, un rendido agradecimiento a todo lo que nos ha regalado, sin apenas darle importancia. Hoy, más que nunca, me acuerdo especialmente de mi padre, y quisiera decirle: “Gracias por todo, papá. Puedes contar conmigo”.

domingo, 15 de marzo de 2015

El amor de padre dura siempre

El próximo 19 de marzo celebramos el día del padre. Por eso hoy, entre todas las posibilidades que había, he seleccionado esta campaña porque es un homenaje a su figura...

Los anuncios sobre chicles suelen ser bastante superficiales, basados en experiencias fuertes, en aventuras idílicas y, sobre todo, en los sabores. Casi nunca apelan a sentimientos humanos. Al fin y al cabo, ¿puede haber algo más carente de vida que una simple goma de mascar?

Pues bien, la agencia americana Energy BBDO ha creado un anuncio fantástico, lleno de emoción y de ternura, para la marca de chicle Extra Gum. Una preciosa historia de amor entre padre e hija, que eleva el chicle a una categoría superior y da un giro de 180 grados en la comunicación de este tipo de productos.

El eje central es el origami, el arte de origen japonés consistente en plegar el papel para crear figuras y animales. El spot comienza con el viaje en tren de un padre y su hija. Él solo tiene ojos para su querida niña, quien parece no advertir el afecto de su padre. En un momento determinado, él le regala una grulla de origami, hecha con papel de un chicle. Ese pequeño gesto se convertirá en un leit motiv, un guiño de afecto que repetirá muchas otras veces a lo largo de su vida: en un cumpleaños, en la nieve, en la playa o en un partido de béisbol. Cualquier lugar y momento es bueno para recrear esa ilusión que tuvo una niña pequeña al recibir un detalle de su padre.

Con el paso del tiempo, esa costumbre se consolida, se convierte en un recordatorio del amor paternal. Ni las nuevas amistades ni el posible nuevo enamoramiento pueden hacer tambalear esa conexión. Ni si quiera cuando llega el momento inevitable que cualquier padre teme: la marcha a la universidad de su pequeña princesa (una "gran separación", en Estados Unidos). Cuando van a estar más lejos el uno del otro, es cuando más va a necesitar ella de esos pequeños detalles que alimentaron su infancia

La resolución es, simplemente, maravillosa. Porque revela que el alma de esa niña no ha dejado escapar ninguno de los pequeños gestos de su padre. Todos están guardados en la pequeña cajita de su corazón. Y, aunque aparentaba distancia, en realidad estaba siempre muy cerca de él. El eslogan final resume a la perfección el mensaje del spot: “Sometimes the little things last the longest.” (Algunas veces las cosas pequeñas son las que más duran).

No dejéis de verlo. Y permitid que el desenlace os toque un poquito la fibra interior… ¡Feliz día del padre!

domingo, 8 de marzo de 2015

Documental sobre "La familia en el cine"

En 1994, coincidiendo con el Año Internacional de la Familia convocado por Naciones Unidas, edité un documental titulado “La familia en el cine” que ofrecía una rápida panorámica sobre muchos filmes. Fue proyectado en diversos foros y emitido por algunos canales televisivos.

Hace unas semanas, coincidiendo con el XX aniversario de aquella efemérides, decidí actualizar la edición (con ayuda de Salve Márquez) y publicarla en la Red: porque vivimos unas circunstancias muy parecidas a las que motivaron aquel Año en favor de la familia. La defensa y protección de la institución familiar sigue siendo la asignatura pendiente de la sociedad del tercer milenio.

El documental dura 16 minutos y mira con especial detenimiento a la película Kramer contra Kramer (Robert Benton, 1979), que en pleno auge de los movimiento divorcistas, mostró muy a las claras la enorme tragedia que supone toda ruptura familiar y, sobre todo, lo terrible que puede llegar a ser un proceso judicial entre los padres en su lucha por la custodia de los hijos. La película ganó cinco grandes Óscars (película, director, guión adaptado, actor principal y actriz secundaria) y fue todo un referente del cine familiar que surgió en los años siguientes.

Espero que el documental, ofrecido aquí en 3 partes, os haga pensar y os permita pasar un rato agradable. Al menos, me gustará que podáis ver los 2 primeros minutos





domingo, 1 de marzo de 2015

Un mundo generoso

A veces la vida es dura, y cuando pasamos por malos momentos nunca está de más que alguien nos eche una mano, aunque se trate de un gesto simbólico. De esto trata el nuevo spot de Coca-Cola ("A generous World", Un mundo generoso) creado por la agencia Wieden+ Kennedy, de Portland, que se estrenó el pasado domingo durante la gala de los Óscar. Forma parte de la campaña "Destapa la Felicidad", que Coca-Cola lleva desarrollando en los últimos años.

El anuncio mezcla humor y sentimiento en dosis gigantescas, pues en él se suceden -uno a continuación del otro, como en cascada- una serie de acontecimientos desastrosos, a cuál peor. La primera imagen  muestra a un joven que compra, feliz, una Coca-Cola en un kiosco. Está a punto de llevársela a la boca cuando una mujer, cerca de él, rompe una cuerda de su guitarra y ya no puede tocar. Nuestro joven decide que ella la necesita más que él, y le entrega generosamente su botella. Ella le da las gracias, y está a punto de beber el contenido cuando ve a una monja anciana cuyo coche está siendo remolcado por la grúa. ¡Se queda tirada sin medio de locomoción! La joven, entonces, pone cara de circunstancias y le da su Coca-Cola.

A partir de aquí, la Coca-Cola sigue haciendo de las suyas, y pasa de una persona a otra: la cascada de desdichas se convierte en una cascada de solidaridad. Cada vez que un infortunado está a punto de beber la botella, aparece otro que ha sufrido una desgracia peor, y entonces el primero comprende que lo suyo no es para tanto, por lo que ofrece generosamente al otro su único consuelo en la desgracia.

En la línea de sus anteriores campañas, Coca-Cola quiere promover la felicidad y la visión positiva. Pero, esta vez, el anuncio termina en suspense. Cuando la desgracia se cierne sobre el dueño del kiosko, y se cierra el círculo de personajes, surge la incertidumbre y la inquietud. ¿Qué puede pasar ahora?¿Qué desastre aún peor le puede pasar? La empresa quiere contar con la participación del público y nos invita a presentar nuestras propias ideas para el desenlace antes de dar a conocer la suya.

Para saber el final, habrá que esperar. Pero no hay problema. Vivimos en un mundo generoso...

domingo, 22 de febrero de 2015

El cariño hace más fuertes a los hombres

En los últimos años Dove se ha posicionado como la marca que apoya a las mujeres reales y que trabaja en favor de su autoestima y su belleza personal. Un claro ejemplo fue su exitosa campaña en octubre de 2014: “Belleza y la autoestima: un legado de las madres a sus hijas”.

Esta fórmula le ha funcionado tan bien a la marca que puede sorprender a más de uno el giro que acaban de dar, otorgando el protagonismo de su último spot a los hombres. Más concretamente, a los padres. Y todo esto, sin que se haga mención alguna a la belleza o a la importancia de cuidarse.

La apuesta de Dove surge a raíz de un estudio llevado a cabo entre 1.000 hombres de 25 a 54 años. En las entrevistas detectaron que el 75% de ellos se sentían responsables del bienestar emocional de sus hijos, algo que no ven reflejado en la publicidad. El hombre suele aparecer como el que no hace nada en casa, o lo hace mal... Además, el 91% de ellos afirmaban que cuidar de las necesidades de su familia los hace sentir fuertes; y un 96% coincide en la importancia de ser un padre que se preocupa y está para sus hijos.

La marca ha tomado la decisión de homenajear a los padres y reconocer su labor, grabando un emotivo anuncio formado por 28 escenas en las que queda claro lo importante de su papel en la familia. Momentos tan sencillos como ayudar a un hijo a vestirse, a que no tenga miedo por la noche, a jugar en el parque, etc. componen una pieza que resulta altamente conmovedora.

El spot se ha estrenado en el intermedio de la Superbowl 2015, y su acogida entre los espectadores ha sido espectacular. En apenas dos semanas sumó más de 5 millones de visitas en Youtube, y un gran número de padres han agradecido a Dove que se acuerde de ellos de esta manera.

No se puede decir que la campaña sea la más original del mundo, ya que va en la línea de otras triunfadoras como las de Procter & Gamble y las madres de los deportistas. Sin embargo, hay que reconocer que no todos los anuncios consiguen aflorar tantos sentimientos en apenas 60 segundos. Es maravilloso que Dove, cuya publicidad ha hecho tanto bien a las mujeres, se acuerde también de los hombres.

domingo, 15 de febrero de 2015

La niña que adoraba a su papá mentiroso

Los asiáticos son los grandes maestros de la emotividad, y lo han vuelto a demostrar. Y es que “My dad’s story: dream for my child”, el último spot de la aseguradora MetLife Hong Kong, tiene todos los ingredientes para ablandar el corazón más endurecido.

Una niña le da a su padre una carta diciendo lo mucho que le quiere: “mi padre es el más dulce”, “es el más generoso”, “es mi Superman”, “quiere que lo haga bien en el cole”. Mientras, vemos escenas felices en las que él la lleva al colegio, le compra un helado o la lleva a comer fuera.

Pero hay una historia de sacrificio detrás de todo que ahora se empieza a revelar. “Papá es genial, pero… miente”. Sí, a pesar de los esfuerzos del abnegado padre por disimularlo, la niña sabe la verdad, y así lo escribe en su redacción. Sabe que su padre no tiene trabajo fijo, que se deja la piel para conseguir dinero, que vuelve agotado y aún así juega con ella, que le dice que no tiene hambre y le da a ella toda la comida. “Él miente…¡por mi felicidad!”.

Cuando el padre termina de leer la carta, la reacción de ambos es sincera y llena de ternura. Huelga decir que el spot está teniendo un éxito aplastante y, a día de hoy, cuenta ya con casi siete millones de visitas en YouTube.Y sigue subiendo.

Con este anuncio, MetLife ha querido transmitir el mensaje de que ellos valoran el sueño de todo padre por dar a sus hijos una buena educación, y que entienden todos los sacrificios que se hacen por los hijos. No está claro si les habrá servido para vender más seguros o si el anuncio en realidad ha beneficiado más a los fabricantes de pañuelos de papel, pero el caso es que nos encantan los anuncios que consiguen emocionarnos tanto. Sobre todo, que nos ayudan a reflexionar y a pensar de nuevo en nuestro propio hogar (vía Nando Ad Hunter).


viernes, 6 de febrero de 2015

Conciliar trabajo y familia: un reto... para el padre

El pasado 1 de febrero tuvo lugar la Super Bowl, el partido final de la temporada 2014 que enfrenta al ganador de la Conferencia Americana con el de la Conferencia Nacional. Este año, y en un duelo histórico, los New England Patriots derrotaron por 24-20 a los Seattle Seahawks, con un Tom Brady totalmente inspirado, que batió el récord de pases de anotación del legendario Joe Montana y se convirtió en el tercer quarterback en la historia que gana cuatro Super Bowls.

Los anuncios que se emiten en los intermedios son, con diferencia, los más caros de la televisión norteamericana, y las agencias se vuelcan en spots originales, espectaculares y emotivos que puedan impactar y conmover a a una audiencia que supera con creces los cien millones de espectadores.

Los anuncios de la compañía de automóviles Nissan no habían estado presentes en la Super Bowl durante los últimos 18 años. En 2015 han vuelto por fin, y lo han hecho con un anuncio emotivo y familiar, “With dad” (Con papá), que narra la historia de un piloto profesional de carreras que cada fin de semana se despierta en una ciudad distinta. El spot arranca con el nacimiento de su hijo y los buenos deseos del padre por compartir el máximo tiempo posible con su esposa y con él. Poco a poco, a medida que va ganando premios y mejorando su estatus, los contactos se van distanciando, y ya sólo puede hablar con ellos por teléfono… o ni siquiera de ese modo. Su esposa siente en el alma su constante lejanía, aunque trata de disimularlo delante del hijo. Y ambos siguen por televisión cada una de sus carreras, no exentas de riesgos y peligros.

El relato aborda la difícil tarea de ser padre cuando la ausencia física del hogar es frecuente y prolongada. La bella canción que escuchamos de fondo ("Cats in the Cradle", de Harry Chapin) es un sutil contrapunto al esfuerzo de etse padre, que intenta encontrar un equilibrio entre trabajo y familia, entre sus legítimas aspiraciones de éxito profesional y las ineludibles obligaciones como marido y como padre. su hijo crece con el tiempo; y, al llegar a la adolescencia, lo único que anhela es estar “con papá”, por eso echa de menos su presencia en tantos momentos de su vida.

A pesar de todo esto, el anuncio transmite un mensaje positivo a las dos partes implicadas: padre e hijo. Un mensaje enternecedor que puede resumirse así: la distancia física es superable cuando hay proximidad afectiva. Esto se aprecia, sobre todo, en el sorprendente giro final.

Sin duda, una gran campaña. Espero vuestros comentarios.

martes, 3 de febrero de 2015

Las mujeres son de otra pasta

La participación femenina en la Maratón Cabberty de Málaga se cifra en un 9,57%, algo que la organización quiere incrementar con vistas a la sexta edición, que se correrá el 6 de diciembre de 2015.

Para ello encargó un vídeo promocional a la empresa Efecto Impacto, la cual ideó una sorpresa con cámara oculta preparada por cuatro corredores masculinos a sus respectivas esposas, ayudados por amigos o familiares como "ganchos".

El resultado se presentó el pasado 23 de enero en el Museo Carmen Thyssen de Málaga, y transmite muy bien la idea-fuerza requerida para el evento deportivo: si eres capaz de hacer lo que haces cada día, también de ponerte unas zapatillas y preparar los 42,195 km del recorrido urbano.

Sin embargo, en el spot destaca algo más: la importancia de cada una de las mujeres protagonistas en la vida de quienes comparten su vida con ellas, así como su capacidad de esfuerzo y sacrificio, y su condición de pilar fuerte del hogar. (Vía: Religionenlibertad.com).

lunes, 2 de febrero de 2015

La fuerza de un niño

Una música extraña irrumpe sobre un primer plano de flores vistosas. Anticipa una tragedia que en seguida vamos a ver: un árbol gigantesco ha caído sobre la calzada e interrumpe el tráfico de una populosa ciudad. Se amontonan coches y carros, sin poder pasar. Muy pronto se desatan los nervios y surgen las primeras disputas. Los más pacíficos se limitan a esperar.

De repente, un niño baja del autobús escolar con su cartera a la espalda. Está diluviando a mares y el suelo está completamente embarrado, pero él no ve la lluvia, ni el barro, ni el inmenso tamaño del árbol. Sólo ve que interrumpe el paso del autobús en que viajan los niños, y que si no lo aparta, no podrán recibir sus clases. Así que deja su mochila en el suelo, y empapado como está, empuja con sus manitas sobre la corteza del árbol.

Todos los adultos observan asombrados, resguardados en sus casas o en sus coches. Son gentes de muy diversas culturas y edades, pero todos coinciden en una cosa: no van a mover un músculo por una tarea que no les incumbe. Algunos miran con curiosidad, otros con ironía o desdén, pero nadie le dice siquiera que lo deje. Y siguen mirando.

Sin palabras, el niño les está dando una gran lección. Les está diciendo: "Nunca quitéis el hombro en lo que afecta a todos, nunca os deis por vencidos, nunca permanezcáis pasivos, porque entre todos lo conseguiremos".

El niño persiste en su empeño, aparentemente inútil. Pero entonces se opera el milagro. Porque el ejemplo es muy poderoso, y puede mover montañas. Otro joven, que está a su lado, tira el casco de la moto y se pone a empujar. Después viene otro, y otro, y otro. Ya son más de diez los niños que empujan. Y todos están inmensamente felices, unidos en el empeño, en la solidaridad.

Enctonces podemos apreciar hasta dónde alcanza la fuerza de un niño: arrastra a los mayores, hace pensar a los endurecidos por el egoísmo, y hasta es capaz de cambiar los corazones...

La música crece, y ahora son todos los mayores los que se suman a esa iniciativa de unos niños. Y el árbol se mueve, el obstáculo es superado por la fuerza de todos.

Hoy, que tenemos de todo y aún deseamos más. Hoy, que no conocemos a los que viven encima de nuestra casa... y que casi no conocemos a nuestros propios hijos... Hoy, brindo por esa solidaridad que sólo puede aflorar en el corazón de un niño; por una solidaridad que es -en primer lugar- cariño, generosidad y entrega, y que debe empezar en la propia familia. Sí, entre todos, haciéndonos niños, podremos remover todas las crisis y todos los obstáculos que se interpongan en nuestras vidas.

lunes, 26 de enero de 2015

Desconectar para conectar

Juan Adárvez, profesor de Secundaria y seguidor del blog, me envía este anuncio. No tiene efectos especiales ni grandes alardes de producción, pero el argumento nos engancha. En breves escenas, nos sentimos interpelados.

Unos novios pasean a la orilla del mar; él, absorto en el móvil, acaba perdiendo a su novia, aunque las huellas en la arena nos dicen que sigue a su lado. Un amante de la música, pegado a su smartphone, se olvida de su grupo de amigos que está tocando junto a él. Y una secretaria, que se abstrae de la importante reunión a la que asiste. Y un padre que, en el salón, se olvida de la hija que está a su lado…

Situaciones cotidianas, que no llaman la atención, pero que pueden ser dramáticas. Afortunadamente, esos desajustes se solventan cuando el interesado desconecta el móvil para escuchar a los que tiene alrededor. Es el lema de la campaña: “Desconectar para conectar”.

Quizás el tema tenga especial eco entre los jóvenes. Pero no es sólo un anuncio para ellos. Un estudio reciente concluye que el 77% de los que poseen un teléfono inteligente padece, en algún grado, de «nomofobia»; es decir, temor y ansiedad ante el hecho de no poder consultar su  móvil cada vez que lo desea.  La dependencia del móvil está ya tipificada en los manuales de Psiquiatría, y los síntomas son muy claros: no poder vivir sin él, no poder atender a otra persona si llaman por teléfono, estar más pendiente del móvil que de la familia o los amigos...

Pensemos por un instante: ¿no hay alguien en nuestro entorno que padezca alguno de esos síntomas? ¿No vemos en nosotros alguno de esos indicios? Aún estamos a tiempo de cambiar: de desconectar el móvil cuando haga falta, y escuchar a quienes nos rodean.